Del preciso instante surgen imágenes que muy dificilmente dejan indiferente a alguien. Las mejores fotos, de este tipo, son aquellas en las que tan solo se apretó el disparador en el momento justo en el lugar adecuado.