Mejores películas sobre drogas, drogadicción y narcotráfico de la historia del cine

La inspiración cinematográfica en muchas ocasiones viene dada por el uso de sustancias estupefacientes, y el mundo del cine no se ha podido resistir a la tentación. Son muchas las películas que nos cuentan los procesos de adicción y desintoxicación, pero son muchos más los títulos que abordan historias del narcotráfico. En México tienen los narcocorridos y en el celuloide los narcóticofilms, son utilizados para acercarnos a los problemas que causa ese mundo hostil a todos los niveles, sociales, dramas familiares y sobre todo personales, ya sea por el uso de las drogas, bien como consumidores, o como adictos al dinero sin escrúpulos que dejan quedar como a un niño al mismísimo Al Capone.

mejores películas sobre drogas drogadicción narcotráfico historia del cine

Películas sobre drogas, drogadicción y narcotráfico

El narco, también conocida como El Infierno, es una película mexicana sobre el narcotráfico, estrenada en el año 2010, hace un repaso casi humorístico de la violencia que se genera alrededor de este tipo de historias en las que la única salida parece ser la puerta del lado oscuro.

En 1996 llego a la cartelera TrainsSpotting, una obra que marcó época, inspirada en la novela que le da título escrita por Irvine Welsh, fue dirigida por Danny Boyle. Dejó huella imborrable en toda una generación y en el género, en este caso, sobre las adicciones de los personajes, que encuentran en las sustancias un modo de vida. Su banda sonora no tiene desperdicio alguno.

Cidade de Deus, es una de esas historias que por difícil que parezca esta basada en hechos reales, fue dirigida por Fernando Mierelles y se estrenó en el año 2002. Fue galardonada con un Oscar al mejor guión adaptado. Es una obra maestra, cruda en toda su extensión pero amable con los personajes, que de una manera u otra y a pesar de la violencia, Buscapé, Dadinho, Mané Galinha y compañía consiguen llegar a lo más hondo. Para ver varias veces.

Fue en el año 2000 cuando se estrenó Requiem por un sueño, llega a nuestra época fresquita porque es un clásico. En ella todos los personajes están enganchados a una sustancia distinta pero tienen algo en común, todos se enganchan a los sueños de la vida. Darren Aronofsky es su director. La cinta cuenta con una banda sonora espectacular.

Pull Fiction no puede faltar en una lista temática como esta, aunque las referencias al tema sean mínimas, es muy difícil encontrar a alguien que no recuerde la escena del jeringazo de adrenalina en el corazón, ni la imagen del embolo llenando la pantalla de sangre.

Blueberry no es un teléfono, es arándano, y es un westerm, y aunque también parezca raro, es francés, su director es Jean Kounen. En esta rareza el chamanismo y la ayahuasca juegan un papel importante, aunque el film no es nada del otro mundo, lo incluimos por su peculiaridad y por el uso cultural y antropológico que conlleva el uso de esta ancestral sustancia.

Escobar, Paraíso perdido, (2014), es un thriller casi romántico, con pinceladas biográficas del famosísimo narco colombiano Pablo Escobar. Es una coproducción Franco-Belga-Española dirigida por Andrea Di Stefano, cuenta en el reparto con un gran Benicio Del Toro, lo que la convierte en un poco mejor.

Chapaqqua, es una cinta de culto desde 1966, en la que el guión, la dirección e incluso uno de sus personajes, recaen sobre el mismo hombre, Conrad Rooks. La trama se desarrolla en una clínica de desintoxicación y en el proceso de desenganche del protagonista. Si muchos la hubiesen visto a tiempo quizás se habrían librado de todo lo malo que conlleva el uso de estupefacientes.

Su título, El jardín de la alegría, es una declaración de intenciones en toda regla. Una comedia para pasar un buen rato. La trama es simple pero efectiva, una mujer tiene problemas de efectivo después de enviudar, para poder salir del paso hace uso de sus habilidades con la jardinería, haciendo florecer un prospero negocio con el cultivo de la marihuana.

Blow: profesión de riesgo, 2001 nos cuenta la vida de uno de los primeros y mayores traficantes de drogas de los Estados Unidos, George Jung, un pionero del tema a gran escala de cocaína. Johnny Deep da vida a este personaje real al que acompaña en la pantalla la resultona Penélope Cruz. Al margen de los aspectos más cinéfilos de la historia, que sea una cinta basada en una biografía la hace más entrañable.

En Diario de un rebelde, 1995, Scott Kalvert, dirige a un fantástico y jovencísimo Leonardo DiCaprio en el papel de James Dennis Carroll, poeta, músico y escritor en el que esta basada esta historia real. James es una joven promesa del baloncesto que se engancha a la heroína, lo que le obliga a llevar una doble vida, deportista y yonki, que tiene que prostituirse para poder mantener su adicción.

Cinta de carácter independiente, Spun, estrenada en el año 2002, tiene el dudoso honor de ser la película que más cortes de edición ha sufrido en toda la vida del cine. La trama central se basa en la fabricación, en una habitación de hotel en la que se instala la cocina para producir metanfetamina de muy baja calidad. Todos los personajes van por el aire. También es conocida por haber hecho un cameo en ella Rob Halford de Judas Priets.

El almuerzo desnudo, basada en la novela de Willian S. Burroughs, y también en partes de su propia vida, en la que el escritor estadounidense se metió de todo. Tuvieron que ser los canadienses los que dieron vida cinematrográfica al polémico escritor norteamericano. Muy bien interpretada por Petter Weller bajo la dirección de David Cronenberg.

Días sin huella se estrenó en 1945, esta inspirada en la novela de Charles R. Jackson, en la que se narran los devastadores efectos de una droga legal, el alcohol. Ganadora de cuatros premios Oscar, a la mejor película, el mejor guión adaptado, mejor director, Billy Wilder y mejor actor principal, Ray Milland. Es sin duda una de las obras maestras del género en particular y del cine en general.

Airbag, que decir de este delirante trabajo cinematográfico que lleva desde su estreno en 1997 haciéndonos reír, cuenta con un completísimo reparto de personajes del cine español, podríamos decir que es una de esas pelis en la que todos son protagonistas, aunque sin duda, sería el papel de Pazos, ( interpretado por el actor gallego Manuel Manquiña) el que entró por la puerta grande de las frases míticas para el recuerdo. Siempre da gusto volver a verla.

Año Mariano, viene de la mano de dos directores, Karra Elejalde y Fernando Guillen Cuervo, es una comedia irreverente en la que, al margen de reírse de lo propio y lo ajeno, se esconde una crítica hacia esos visionarios que, increíblemente, a pesar de sus evidentes timos, consiguen convencer a los incautos, por ciegos, fieles seguidores.

Foto | Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies